Cómo la marihuana afecta y no afecta su salud y bienestar

Gary Robbins
Contact ReporterSan Diego Union-Tribune

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) presentó un fraude en octubre, acusando a compañías en Florida, Colorado y California de vender ilegalmente productos derivados de marihuana que supuestamente podrían prevenir, tratar o curar el cáncer

Los reclamos en la publicidad no estuvieron confirmados, dijo la FDA, y los productos no fueron enviados para su aprobación.

Fue una vergüenza pública que también sirvió como un mensaje oportuno para los compradores en California, donde en enero la venta de marihuana se expandirá desde fines médicos hasta el uso recreativo.

Con la perspectiva de grandes ventas en puerta, la industria del cannabis ha hecho hincapié en que la marihuana puede ser muy beneficiosa, no solo para la salud sino también para el bienestar.

Algunas de las afirmaciones son ciertas, especialmente aquellas que involucran a la marihuana en el tratamiento del dolor. Los médicos comenzaron a señalar ese beneficio mucho antes de que los votantes de California aprobaran la marihuana medicinal en 1996.

Pero los consumidores también están expuestos a anuncios y testimonios que entran en conflicto con los hallazgos de la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina, que adoptó un tono cautelar en enero en un informe histórico sobre los efectos de la marihuana en la salud.

Los científicos revisaron 10 mil casos de estudio de cannabis y concluyeron que la marihuana es prometedora para cosas como el tratamiento de la esclerosis múltiple. Pero también encontraron mucho de qué preocuparse, especialmente en la forma en que la marihuana afecta los cerebros de los adolescentes. Y el informe dice que no hay datos suficientes para determinar si la marihuana puede desempeñar un papel positivo en una amplia variedad de enfermedades y trastornos.

El informe de 468 páginas afirma que el gobierno no ha respaldado adecuadamente la investigación sobre el cannabis. También dice que el gobierno está impidiendo el progreso al continuar listando la marihuana como un medicamento de la Categoría 1, lo que significa que no tiene "ningún uso médico actualmente aceptado y un alto potencial de abuso". La heroína está en la misma lista.

Los científicos dicen además que el gobierno ha dedicado una atención desproporcionada a los daños potenciales de la marihuana, ignorando los posibles beneficios.

"No quiero dar la impresión de que no sabemos nada; sí sabemos", dijo Daniel Piomelli, un neurobiólogo de UC Irvine que formó parte del equipo del estudio. "Pero tenemos un largo camino por recorrer para evaluar el cannabis".

El Union-Tribune examinó los hallazgos del informe NAS, muchos de los cuales se resumen aquí para beneficio de consumidores y pacientes. La historia también se basa en entrevistas con científicos.

CÁNCER

El informe revisó unos cuantos de los más de 100 tipos de cáncer conocidos que existen. Se prestó especial atención a cuestiones tan antiguas como: ¿el cannabis causa cáncer de pulmón?

La "evidencia sugiere" que la respuesta es no, dice el informe, que está lleno del matizado y especializado lenguaje de la ciencia.

El informe también dice que hay poca o ninguna evidencia para determinar si el cannabis aumenta el riesgo de una persona de contraer otros tipos de cáncer, incluyendo cáncer de esófago, próstata, cervical, peniano, anal y de vejiga, así como también gliomas malignos, linfoma no hodgkin y sarcoma de Kaposi.

"Hay mínima evidencia", dice el informe, "de que el consumo de cannabis por parte de los padres durante el embarazo está asociado con un mayor riesgo de cáncer en la descendencia".

Por el lado positivo: el cannabis puede ser eficaz para tratar las náuseas y los vómitos que surgen de la quimioterapia.

CONDICIÓN CARDÍACA, APOPLEJÍA, DIABETES

La enfermedad cardíaca, que mata a unas 610 mil personas al año en Estados Unidos, está cargada de incertidumbre.

"La evidencia no está clara en cuanto a si, y cómo, el consumo de cannabis se asocia con ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y diabetes", dice el informe.

“La idea general especifica que fumar cannabis regularmente está relacionado con tos crónica y la producción de flemas”. Pero la gente quiere saber más.

"Recibo muchas preguntas sobre esto por parte de los pacientes", dijo el doctor Eric Adler, director de trasplantes de corazón en UC San Diego Health. "Les digo que creo que el humo de cannabis es como el humo del tabaco, contiene irritantes. Podría ponerles en riesgo de asma y bronquitis".

La industria del cannabis ha promovido el uso de vaporizadores como alternativa.

Pero esos dispositivos podrían no ser mucho mejores, dijo Adler, señalando que: "El vapor todavía contiene sustancias químicas que podrían no ser buenas. Todavía no tenemos evidencia a largo plazo para saber qué es verdad".

MANEJO DEL DOLOR

"Existe evidencia sustancial de que el cannabis es un tratamiento efectivo para el dolor crónico en adultos", dice el informe, una declaración largamente hecha por médicos.

"Una de las primeras cosas que les pregunto a los pacientes nuevos es: '¿Ha probado el cannabis medicinal?'", dijo el doctor Mark Wallace, presidente de la División de Medicina del Dolor de UC San Diego Health.

"Muchos me dicen que lo intentaron pero que lo detestan". Les pregunto si recibieron alguna orientación sobre la dosis adecuada, y la mayoría dice que no. Ahí es donde generalmente encuentras el problema. Si obtienen la dosis correcta, baja, generalmente están bien. Los cannabinoides y el THC en la marihuana tienen propiedades antiinflamatorias".

Wallace dice que ha usado marihuana para tratar con éxito el dolor neuropático, que puede ser causado por diabetes, lesiones traumáticas y ciertos tipos de infecciones. Sus pacientes también usan cannabis para tratar la artritis y la fibromialgia, que no se han estudiado ampliamente en pruebas clínicas.

"La fibromialgia es uno de esos síndromes con los que solíamos tirar la toalla porque no había un buen tratamiento", dijo Wallace. "Las personas recibirían opiáceos o algo peor. He obtenido buenos resultados con el cannabis medicinal, que incluye ayudar a las personas a dejar los opiáceos".

PSICOSOCIAL

El informe afirma la creencia establecida desde hace mucho de que la marihuana puede afectar la capacidad de una persona para pensar, recordar, aprender y prestar atención. Los revisores mencionaron una preocupación particular sobre los adolescentes, diciendo que el cannabis puede afectar el rendimiento académico y ralentizar el desarrollo de las habilidades sociales.

Hay noticias positivas de una fuente diferente.

El Instituto Nacional de Abuso de Drogas dijo en su informe 2016 Monitoring the Future que ha habido un "continuo declive a largo plazo en el uso de muchas sustancias ilícitas, incluida la marihuana, así como el alcohol, el tabaco y el uso indebido de algunos medicamentos recetados, entre los adolescentes de la nación".

SALUD MENTAL

El informe dice: "El consumo de cannabis no parece aumentar la probabilidad de desarrollar depresión, ansiedad y trastorno de estrés postraumático". Pero, "los grandes consumidores son más propensos a reportar pensamientos de suicidio que los no consumidores".

Y lo que puede parecer una contradicción, los revisores dicen que el consumo de cannabis podría aumentar el riesgo de esquizofrenia y otras psicosis, pero las personas con estos trastornos podrían tener un mejor desempeño en tareas de aprendizaje y memoria si tienen un historial de consumo de marihuana.

SISTEMA INMUNE

El informe dice que los científicos no han descubierto si el cannabis es bueno o malo para el sistema inmune humano, incluyendo si la marihuana podría dañar la inmunidad de las personas con VIH.

Robbins escribe para el U-T.

Copyright © 2017, Pacific San Diego
70°